24.3.11

fue y será

No es casual, no, señor, el uso de las palabras.

Golpe. Hace 35 años, los años de mi edad, nos golpearon. A nosotros, nos golpearon. Puño, pie, bota y culata, electricidad y plomo, quizás el mar. Duro y parejo nos golpearon, hondo, bien hondo. Tanto pero tanto que todavía hoy andamos juntando las astillas, los pedacitos de lo que fue.

Pedacitos de lo que fuimos —¿te acordás cuando éramos valientes?— que, de a poco, se empiezan a juntar, para construir el nosotros posible y necesario.

Porque el alma, aun magullada, machucada, cagada a golpes, estropeada, llena de agujeros... Sin papá o sin mamá, sin los hijos, sin los nietos...

como la patria, ese nosotros que aprende a mirarse

vive y respira, y sigue sembrando. Y sigue, y sigue. Fueyserá...

No, viejo. No nos han vencido.

¡Salú!

Imprimir entrada