21.10.09

Los Habitués: radiografía política (parte III). Las fracciones.

Líneas internas o fracciones, hay varias. Cabe aclarar que, como someramente se explica en el primer capítulo, todas ellas se asumen peronistas, y, la verdá, me gustaría saber cómo se las ingenian para sostener tal cosa, pero bué. Son, a saber:

La más numerosa y bullanguera es la fracción peronista-peronista, o requete-peronista, la que sostiene básicamente que Evita estaba refuerte y que el Diego, Gardel y Perón son ni más ni menos que la Santísima Trinidad (no se sabe muy bien quién es quién, quién el hijo, quién el padre, quién el espíritu santo, pero se ve que no importa tanto si, de última, son tres y uno al mismo tiempo). Hinchas de Boca además, de tardecita se sientan con el mate en la vereda, se llevan dos o tres pares de alpargatas para tener algo pa’ leer, y viven en bulines hace tiempo sin parquet (y decí que no trabajan, que sino se irían derechito para casa). Si andan cabreros suelen soltar la críptica consigna “5x1” y agarratecatalina. En esos momentos es mejor tomarse el primer buque que pase…

Esta fracción se superpone con la fracción que se autotitula más-o-menos-peronista, un poco menos ortodoxa, que se permite abrevar en otros charcos ideológicos. Coquetean con el socialismo... perdón, esto no es exacto, en realidad coquetean con las socialistas, no se acomplejan si el destino los ha hecho hinchas de River, y, por ejemplo, de vez en cuando leen a Cortázar y a Borges (cuando esto ocurre son acusados de “satánicos” por los otros). El punto más fuerte en común: éstos también sostienen que Evita estaba refuerte.

Un parrafillo aparte merece el hecho de que unos y otros, los réquete y los masomeno, comparten y padecen un oscuro síntoma: toda vez que en la mesa del bar alguien hace referencia a las "masas", se transforman. Empiezan a transpirar, tiemblan y los ojos se le inyectan en sangre. Fobia, dicen los especialistas consultados. Ma' qué fobia ni qué ocho cuartos, dicen ellos. Para masa, masa fina; el pueblo tiene cara, historia, nombre y apellido, gritan, y ahí nomás se desmayan de pura indignación ante tamaña e irrespetuosa abstracción. Pasado el chubasco se van pa' la Plaza de Mayo, a tomar el solcito. Qué saben éstos de "masas", haceme el favor, todavía putean por lo bajo.

Existe, claro está, una fracción peronista-K, muy de moda en estos tiempos, pero por Karlitos, el mayor de los hermanos Marx. Éstos son acusados por todos los anteriores de supersticiosos, ya que, éstos no, aquellos, empecinadamente sostienen que no, que no puede ser, que tal cosa es imposible ya que NO HAY VIDA más allá de las fronteras latinoamericanas, y que el marxismo es un invento de los medios. Los más contemporizadores, de aquellos, dicen que por ahí sí, que vida hay, que debe haber, pero también sostienen que todo aquel que hable y piense en alemán o en ruso es, para un criollo, poco menos que un marciano, y viceversa. Hay que decir que algunos Habitués a veces se pasan… Los K por su parte ni se inmutan y abroquelados ahí en su mini-soviet acusan a los otros de “bonapartistas”, los que tampoco se inmutan, quizás porque no saben qué cornos quiere decir. La Historia nos dará la razón, ya van a ver, dicen los K, y dejan entrever que ya tienen todo organizado, más o menos lista la toma del poder y la dictadura del proletariado, y esperan que se cumplan las inefables leyes del universo mientras silban La Internacional en tiempo de murga.

(Continuará…)

Imprimir entrada