4.4.11

efeméride

Cuatro de abril, viejo, cuatro de abril es hoy...

—Ahá.
—Y... ¿no nos va a decir nada?
—No, ¿por? ¿Qué le tendría que decir?
—A ver... piense. ¿Seguro que la fecha no le hace acordar a algo? Abril... hace tres años...
—No se haga el misterioso, y si quiere que le diga algo me lo dice, se lo digo, y listo.
—¡Pero así no tiene gracia! Si yo le digo lo que quiero que me diga y usté me lo dice lo que le dije es como si yo me lo dijera a mí mismo. En ese caso, usté no me haría falta para nada... así que si es por decir, mejor que ni me lo diga, si no van a decir que estamos locos. Aparte, es más lindo si me lo dice usté... A ver, vamos de nuevo. Piense...
—Mire, no le entendí un corno, pero bueno... Si es tan importante... Deme una pista.
—Bueno, vea, el cuatro de abril es el natalicio, el cumplesaño, digamos, de una banda muy importante...
—Siga...
—Una banda que hace tango... algo de murga... Fueyserá... Andan medio de traje... ¡No es tan difícil, che! Está negado...
—No me apure si me quiere sacar bueno. Espere. Banda de tango... murga... ¿De acá? ¿Argentinos?
—Sí, de acá.
—Ahá. ¿De ahora, o de antes?
—De ahora.
—Este... ¿Porteños?
—Sí.
—Y cuatro de abril me dijo... Hace tres años... Dosmil ocho... Eeeh... Ni idea, che. ¿Alguna otra pista?
—Los Ha...
—Los a... paratos...
—¡No, no! Los Ha... con hache... Los Habbb...
—Los hab... habaneros... de... ¿Nada que ver? Los hab... urrid... ¿No, tampoco?
—No. Los Habi...
—¡¡¡Los habilidosos!!! ¡Los habilidosos de...!
—...
—¿No son los habilidosos?
—No, no son.
—¡La pucha! Espere...
—No, ya está. Deje.
—Pero...
—No, deje, no importa.
—Bueno.

¡¡¡Feliz cumpleaños, Habitués!!! 
Tricota, viejo, parece mentira... 

Imprimir entrada