21.9.10

dan ganas de balearse en un rincón

(Sépase: quien escribe estas líneas anda medio vago últimamente. Así que voy a cometer el enorme pecado de volver a publicar el texto alusivo a la fecha que nos ocupa, pero del año pasado. Y bué, pero como el texto está lindo...)

Es triste reconocerlo, pero los Habitués, personajes oscuros y afiebrados, odian la primavera. Y en especial al 21 de septiembre. Ese día (y lo peor es que se repite todos los años) los Habitués se esconden. No van al bar, y tratan de permanecer el mayor tiempo posible en la catrera, debajo de la frazada, bien tapados hasta las orejas.

¿Por qué semejante cosa?, dirá usted, ¡con lo linda que es la primavera! Vea, hay para mencionar dos razones principales. Una, la primera, es que los Habitués no soportan, no lo pueden evitar, es más fuerte que ellos, a esas hordas desaforadas de adolescentes que salen de debajo de los adoquines el 21 en infernales legiones, ráfagas de impúberes que todo lo colman en ininteligibles bataholas, manadas atolondradas de imberbes (como decía uno, tristemente, desde un balcón) felicísimos, y que encima se empeñan en ir todos siempre al mismo lugar, lugar en el que, claro está, no caben, y allí, entre dulces humaredas de la legalizada plantita, vinachos en tetra-brik, y bucólicos acordes de Arco Iris, Los Piojos o de la Guersuit Gerfarafat, es que se arman unos tremendos despiporres que para qué te cuento.

La segunda razón es quizás un poco más delicada y no se remite únicamente al día 21, y es que la primavera, como decía usted hace un rato, es justamente eso, demasiado linda. Demasiado linda para el frágil corazón habitué.

Equestrienne, Marc Chagall, 1931
En primavera, y con los primeros calorcitos, todo florece. Todo, pero todo, todo. Y los Habitués son testigos, pobrecitos, de las más inconcebibles, turgentes y voluptuosas metamorfosis… La niña que ayer pasaba en gamulán hoy se te cae en musculosa y con el ombligo al aire... Y los Habitués, al borde del infarto, desesperan.

Leer más ▼

Bellas, adorables, perfectas (¿quiere ser usted la dueña de mi cuore y la trompa del bulín?), son ustedes crueles. Pero las queremos tanto…

Y bué, ma sí, ¡feliz primavera!

Imprimir entrada