8.2.12

ahí va el Capitán Beto por el espacio...

Dulce 3 nocturno; Ruido de magia; Blues de Cris; Cantata de puentes amarillos; Por; Maribel se durmió; No te alejes tanto de mí; Ella también; Barro tal vez; Quedándote o yéndote; Los libros de la buena memoria; Figuración; Madreselva; Que el viento borró tus manos; Hermano perro; A Starosta, el idiota; Bajan; Canción para los días de la vida; Cementerio Club; Ludmila; Que ves el cielo; Niño condenado; Durazno sangrando; Todas las hojas son del viento; Alma de diamante; Como el viento voy a ver; El anillo del Capitán Beto; El mundo entre las manos; A estos hombres tristes; Campos verdes; La bengala perdida; Lejísimo; Rezo por vos; Post-crucifixión; Laura va; Credulidad; Muchacha, ojos de papel...


Supongo que hoy me habré de servir una ginebra y, quizás, y de a una en fondo y en ese orden me inyectaré en las venas toda la música del quía, el Flaco, el Capitán Beto, insospechadamente amado como pocos, sorprendentemente amigo, dulcemente hermano, florcita, luz del sol sobre los gajos frescos, alma de diamante que se fue antes pero queda...

Mañana, náufrago de resacas y de tristezas, de seguro me voy a sentar un cacho al sol y con la viola rascaré algún acorde, de esos raros de los tuyos, tarareando alguna letra (por ahí un lagrimón me acompañe o quizás no) y pensaré, sentiré más bien, después, en silencios llenos de músicas yo te amo tanto que no puedo despertarme sin amar... Y me iré a vivir, agradecido.

¡Salú, Flaco! Un brindis habitué por la magia y la belleza, ¡troesma!


Aunque me fuercen yo nunca voy a decir que todo el tiempo por pasado fue mejor, ¡mañana es mejor!

Imprimir entrada