27.11.09

Los brazos de mi padre en las banderas

A los Habitués, como se sabe, nos gusta homenajear a los poetas. Un poco porque sí, por el sólo hecho de serlo, otras veces por razones más del propio corazón que quizás no vienen mucho al caso.

Pero hoy es el cumpleaños de Miguel, nuestro querido Miguel (algunos compañeros de ahí, de la Matanza, de Villa Las Antenas, quizás lo conozcan como Moreyra. Otros, como el Chango). Poeta, músico y cantor, militante, ceramista, padre y compañero, un poco atorrante, enamorado de su pueblo y amigo entrañable. Hoy, no está. Pero dejó, entre otras cosas, sus canciones.

Sabrán perdonar, pero pa' mi, y pa' muchos, creo, esta zamba que es de él es la más hermosa de todas. Pero de todas todas...

Zamba para la guagüita

Quise hacerte esta zambita
Pa’ que aprendas a cantar
El canto de nuestra tierra, guagüita
La más hermosa que hay

Quise hacerla bien sencilla
Dos o tres tonos nomás
Para que puedan tus manos chiquitas
Acompañarla al cantar

Quise hacerte esta zambita, guagüita
Pa’ que aprendas a cantar
Que ser humilde y muy pobre, petisa
Nunca debe avergonzar
Porque son pobres y humildes, guagüita
Los que amasaron tu pan


Quise hacerte esta zambita
Pa’ que aprendas a soñar
Con esa patria grandota, guagüita
Con que sueña tu papá
Patria sin pobres ni tristes, guagüita
Que mucho no ha de faltar

Hay quien crece para arriba
Y otros que en ancho nomás
Pero hay quien crece hacia adentro, guagüita
Y es lo que debe importar
Pues si lo de adentro es grande, guagüita
Siempre tendrás para dar

Quise hacerte esta zambita, guagüita
Pa’ que aprendas a cantar
Que ser humilde y muy pobre, indiecita
Nunca debe avergonzar
Pues si lo de adentro es grande, guagüita
Siempre tendrás para dar


¡Abrazo grande y emocionado, mi viejo! ¡Y Feliz cumple! Esta noche, en el silencio y en el corazón quedarán sus palabras suspendidas, presentes, brillantes. Un vino en su honor, cumpa, en homenaje a tanto amor. Parece mentira pero parece que por ahí haiga un reencuentro. En una de esas, quién te dice... Y ese día...

"Y que entonces juntos ese día
nos reiremos de alegría
diles, viejo Paraná..."

¡Salú!

Imprimir entrada