6.4.13

abajate el lonplei, farabute

Como ya sabe todo el mundo, está en los planes de Los Habitués, esta patota rante, poética y musical en el combate popular, agarrar, seducir, conquistar, en síntesis, tomar o beberse el Poder en esta terráquea piñata, para, cómo no y entre otras cosas, decretar el Feriado Planetario y Universal de Carnaval.

¿Me sigue? Bien. Entonces, para lograr extender nuestra influencia atorrante, lunfa y tangomurguera por todos los rincones del orbe es preciso desplegar algunas tácticas, técnicas orientadas a tal fin. ¿Qué fin? dirá usté, que no me sigue para nada porque recién se levanta y todavía algunos conceptos se le estrellan en la cucuza sin lograr penetrar en la misma, que es como decir que todavía no caza un fulbo, pero deme un mate con grapa y continúe...


El fin, o el empiezo más bien, para tomar el Poder, es plantar la semilla de uno, dos, muchos tangoymurga fueyserá, que es como decir una punta de habitués copando la parada palmo a palmo, esquina por esquina, resistiendo y combatiendo la polenta sonorocultural con la que nos bombardean las usinas discográficas y mediáticas del imperio anglogarcante y sus aliados vernáculos. El segundo paso... Pere.

Hasta acá, ¿entendió? ¿No? Bueno, deje, no importa. Se la hago corta: Si usté quiere bajarse GRATAROLA el lonplei, la ya famosa por imponderable ópera prima de Los Habitués, el mítico y místico Las Patas en las Fuentes, no tiene más que hacer click ¡acá, paparulo!, después donde dice fri-da-un-lo-ud, (que no sabemos qué cornos quiere decir pero le baja el coso), y después me cuenta.


¿Qué tul? De nada.

Adorada muchachada carnavalera, que le aproveche. ¡Salú!

Imprimir entrada