11.12.10

URGENCIAS

Llueve. Y llueve a cántaros. Hoy sábado llueve VERGÜENZA. Y llueve rabia, bronca, y odio, y por qué no miedo, ¿algo de esperanza? Llueve algo que se parece al horror, baldes de mierda llueven. Pero sobre todo vergüenza...

Retrocedimos dos mil años en un instante. Racismo y violencia, la peor pulsión de la tribu humana desplegada en todo su horrendo esplendor... Y arriba, abajo o al costado alguien se ríe...

Cada uno encontrará las causas, los culpables, que su buen juicio le permita. Y pensará también quién pierde qué, además de los que pierden la dignidad y la vida, y quién se beneficia (siempre alguien se beneficia) con la muerte, el enfrentamiento y el odio... Pero dejo abiertas las preguntas, no es éste el lugar para intentar una respuesta.

Pero venimos asistiendo a una suma cruel: Mariano Ferreira en Barracas, Roberto López en Formosa, entre martes y hoy ¿cuatro? asesinados en Soldati. Los asesinos son distintos y dispares, las causas, también, pero, un poco más allá del análisis de cada situación específica, de sus causas y causantes, todas, hay que decirlo, tienen una raíz común: focos de injusticia feroz y de explotación (con beneficiarios directos e indirectos) que, a pesar de lo avanzado, persisten con un terrible rostro. Necesidades, que son derechos, y sobre los que hay que operar con URGENCIA y DECISIÓN. Porque ante la muerte (y sin mencionar aquí, o mencionando también, el precio en vidas que se paga todos los días por distintas razones) no hay margen posible.

Mucho menos indiferencia.

Se pueden pensar y analizar, decir o callar muchas cosas, pero nada de lo que se diga o se calle devuelve una vida. ¿Qué se hace entonces YA, ahora mismo? A quien le quepa el sayo que se lo ponga...

Y MauriSSio... ¿sabés qué?,  ¿por qué no te vas un poquito a la reputamadrequeterremilparió...?

Manuel "el Negro" Flores, habitué

Imprimir entrada